D.O. Ribera del Duero

La Ribera del duero cuenta con un consejo regulador cuya finalidad es asegurar al consumidor que cada botella que lleva una contraetiqueta numerada ha superado rigurosos controles.

Unas de sus principales funciones son el control de la produción maxima por hectárea, asegurar el uso correcto de cada variedad de uva para la elaboración del vino y pasar un riguroso proceso de calificación antes de poner el sello de la denominación de origen Ribera del Duero.

 

HISTORIA

La primera referencia vinicola en la zona de la Ribera del Duero es de nada menos que de hace 2500 años cuando en el yacimieto vaceo de Pintia (Padilla del Duero, pedania de Peñafiel) se encontraron  la presencia de reiduos de vinos, que confirman que ya entonces se consumía vino y en cantidades bastante significativas.

En 1972 en Baños de Valdearados se encontro un mosaico romano de 66 metros cuadrados y es considerado la pieza  con alegorías báquicas mas grande de la península.

La denominación de origen Ribera del Duero, surge cuando unos cuantos bodegueros y viticultores de la zona deciden impulsar la calidad de los viñedos y los caldos de la Ribera. El primer acta del Consejo regulador data del 23 de Julio de 1980 pero de manera provisional porque el 21 de Julio de 1982 fue cuando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación otorgó a la Ribera del Duero la denominación de origen y se aprobó su primer reglamento.

La puesta en marcha de nuevas prácticas de cultivo, la introducción de las más modernas tecnologías para la elaboración del vino y los rigurosos procesos de control aplicados desde el Consejo Regulador han hecho de la Ribera del Duero un sinónimo de calidad.

CARACTERISCAS CLIMATOLOGICAS Y GEOLOGICAS

El exclusivo vino de la Ribera del Duerose produce gracias a una naturaleza sorprendente y singular que nos brinda unas condiciones exclusivas. Contrastes inseperados y extremos que, unidos al trabajo y buen hacer de nuestras gentes, dan origen a una uva excepcional.

La climatología de la Ribera del Duero se caracteriza,  por una pluviometría moderada-baja (400-600 mm como promedio de lluvia al año) que, unida a sus veranos secos e inviernos largos y rigurosos y con acusadas oscilaciones térmicas a lo largo de las estaciones, la enmarcan dentro de un clima mediterráneo cuyo carácter primordial es la continentalidad.

La Ribera del Duero se localiza en la gran meseta septentrional de la Península Ibérica, formada por un gran zócalo antiguo arrasado y, en parte, recubierto por sedimentos terciarios. El mayor volumen de estos sedimentos está constituido por capas más o menos lenticulares de arenas limosas o arcillosas, y destaca la alternancia de capas, tanto de calizas como de margas e, incluso, de concreciones calcáreas.

Productos
×